22/9/11

DESANIMO vs ÁNIMO

DESANIMO vs ÁNIMO

.
SALMO 40: 1-4
Pacientemente esperé a Jehová,
 Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.


Sal 40:2  Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso;
 Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.


Sal 40:3  Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.
 Verán esto muchos, y temerán,
 Y confiarán en Jehová.


Sal 40:4  Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza,
 Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira.

Uno de los problemas más grande de nuestro tiempo es la depresión, miles de personas consultan a diario con terapeutas, sicólogos y llegan a consultar adivinos y brujos, con el fin de salir del estado anímico en el cual hoy se encuentran.
La depresión (del latín, depressu, que significaba, deprimido o abatido) es un trastorno del estado del animo, ya sea dentro de la psicología o desde el punto de la psiquiatría, pero siempre del ámbito de la sicopatología. Según el modelo médico, la psiquiatría la define como un trastorno del ánimo y su síntoma habitual es un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente.
El Salmo 40 nos habla acerca de una etapa pasada por el rey hebreo David, el había estado pasando por una etapa seria en su vida, que lo había llevado al pozo de la desesperación, se sentía sin fuerza, sin animo y al borde de un colapso mental y espiritual.
Muchos factores pueden llevar a la depresión, la muerte de un ser querido, un divorcio, una accidente o una decepción sentimental entre otros. También puede tener importantes consecuencias sociales como personales, que en muchos casos pueden conducir a quienes la padecen, hasta el mismo suicidio.
Se nota su enfermad por su alejamiento de las personas que la rodean, su mente alejada de la realidad, cansancio y otros síntomas que cada día se notan en dichas personas, a lo cual cuando sus seres amados lo notan es bueno buscar asistencia medica inmediata o como dijo el salmista : pacientemente espere a Jehová.
Desde mi punto de vista cristiano muchos de los problemas de la depresión son mas sipcotomaticos, pues son un estado del alma, o sea es una enfermedad espiritual.
En muchos casos son problemas ocasionados por resentimientos o diferentes problemas relacionados con la personas que no pueden asumir sus problemas y no tienen en donde descargarlos y se encierran en su mundo y al no recurrir a quien pueda ayudarles, no pueden canalizar sus emociones y llegan a tal estado depresivo que no encuentran salida para sus problemas.
Lo primero que tenemos que ver, es que somos seres espirituales, por tanto tenemos un alma y un espíritu. El alma es el asiento de las emociones, del cual a través de ello nos comunicamos con el mundo exterior, el espíritu es el yo verdadero, es propiamente el verdadero ser del cual esta estrechamente unido con el alma y el cuerpo, el espíritu nos hace sentir la necesidad de lo profundo, lo infinito, lo sobrenatural o la búsqueda de Dios.
Dicen los antropologos ,que no hay en el  mundo ninguna tribu, que no haya buscado lo sobrenatural, lo desconocido en una palabra a Dios.
Por mas que el hombre quiera negar la existencia de Dios, jamás podrá el ser humano dejar de buscar lo desconocido, sea en lo que sea, pues es un ser espiritual.
Es por eso que cuanto mas conocimiento tenga el hombre y mas quiera separarse de Dios, mas necesidad habrá de lo misterioso, profundo, religioso y mas querrá aferrarse a la vida. Pero no hay vida verdadera si Dios no esta primero en nuestra vida, porque la verdadera vida comienza cuando le damos a Dios el lugar que el se merece en alma y en nuestro espíritu
.El apóstol Pablo en su carta de 1Tesaloniceses 5:23 dice: Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
La mejor manera de vencer la depresión, es teniendo a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, y permitir que el sane todas nuestras enfermedades espirituales y entonces solo así seremos sanados de nuestras dolencias físicas. Muchas de nuestras enfermedades son producidas por nuestras enfermedades espirituales, la falta de perdón, la ira, la amargura y resentimientos, repercuten en nuestro cuerpo físico, es por eso que debemos canalizar o sea entregar todo Jesucristo sanara todas nuestras enfermedades y especialmente la depresión. La Biblia dice en Co 3:17  Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.
También dice en Isaías 53:5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.
Mis ultimas palabras es no desesperes y confía en Dios y el obrara en tu vida.








Publicar un comentario